Tenball, el híbrido entre el snooker y el pool

La década de los 90 fue singular para el snooker. Después del boom de los 80 con Steve Davis como máximo exponente, Stephen Hendry cogió el testigo y arrasó en siete Campeonatos del Mundo, dejándonos imágenes desoladoras de Jimmy White. Curiosamente, el ídolo de su infancia. Las marcas de tabaco como Embassy o Benson & Hedges seguían patrocinando los dos grandes torneos pero había ganas de innovar. Para ello, nadie mejor que Barry Hearn, que gracias a su éxito con Matchroom y Steve Davis quería abrir nuevas vías en el mundo del billar. En 1994 se sacó de la manga la Mosconi Cup (similar a la Ryder Cup de golf) y en 1995 inventó Tenball, una modalidad híbrida entre el snooker y el pool.

¿Qué es el Tenball?

No se debe confundir el Tenball con bola 10, la variedad de pool que se juegan con las bolas numeradas del 1 al 10. El Tenball se disputaba en una mesa con medidas de snooker aunque estética de pool, con un bloque con forma de diamante de 15 bolas rojas que valen 1 punto y una bola negra y amarilla con valor de 10 puntos (tenball), en el inicio de la partida se coloca en el centro de la mesa. Hay otras bolas de color: verde (3), marrón (4), azul (5), rosa (6) y negra (7). Sin embargo, la primera bola de color que se emboca en un break es la que determina el valor de la combinación; es decir, la secuencia sería roja (1), negra (7), roja (1), azul (7), roja (1), tenball (7).

El tiro de salida (break off) no se hace al estilo tradicional del snooker de tocar el bloque sin moverlo demasiado y volver a la zona alta, sino que debe ser como en el pool. Se golpea la roja más cercana y al menos cuatro bolas deben tocar banda o entrar. En cada tiro, una bola debe entrar o tocar banda, o de lo contrario se cantará falta. Si cometes falta, el rival suma 10 puntos si tira desde donde está o cambia esa bonificación por bola en mano. En cuanto a las combinaciones, en caso de que en un mismo tiro entren dos bolas rojas, se tirará a color dos veces consecutivas.

1995, primera y única edición

Este tipo de inventos por parte de Barry Hearn se han repetido en el tiempo, como hemos podido ver con Power Snooker (2010 y 2011) y Snooker Shootout (1990, 2011-actualidad), pero esta variante no acabó de cuajar, por lo que solo se disputó en una ocasión. Aunque la idea era imaginativa y tenía potencial, la comunidad del snooker a mediados de los 90 no tenía la mente tan abierta como hoy en día, y el hecho de incorporar la tenball hacía que no se pudiera jugar en los clubes con el juego de bolas convencional.

Para el evento en sí, se reunieron 8 jugadores de mucho talento. Se mezclaron jugadores jóvenes con veteranos: Steve Davis, Alex Higgins, Jimmy White, John Parrott, Tony Drago, Stephen Hendry, Ronnie O’Sullivan y Peter Ebdon. El break más alto lo consiguió Ebdon con un 122.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here