Genio infravalorado


Mark Williams es uno de los más grandes de la historia. Entre finales del siglo XX y comienzos del XXI demostró un talento y un dominio como pocos hasta ahora. Si bien es cierto que últimamente no despliega el nivel de antaño, aún le quedan años por delante para volver a ganar títulos. En su mejor estado de forma destacaba por embocar bolas largas como nadie, aunque estuvieran pegadas a banda. Además, una vez resueltos los frames regala al público golpes de exhibición en vez de ir a buscar la centena, como hacen casi todos los jugadores. Aún así, tiene en su haber casi 400 (en el top-10 de esta categoría), lo que demuestra su gran capacidad para el juego de ataque.

El galés llegó al circuito a la vez que John Higgins y Ronnie O’Sullivan, pero su crecimiento como jugador fue algo más lento. Durante sus primeros años no hizo nada espectacular, aunque su consistencia le permitió colocarse ya como nº39 en la 94/95. Además, se clasificó para el Masters tras ganar el Benson & Hedges Championship. En la 95/96 comenzó a hacerse un nombre de verdad en el mundo del snooker. Llegó a cuartos de final en el UK Championship y logró el primer torneo de ránking en su tierra natal (Welsh Open). A pesar de no clasificarse para jugar en el Crucible, consiguió terminar la temporada en el top-16. La siguiente campaña venció en el Grand Prix y el British Open, entrando así en el top-4. En 1998 añadió el Masters a su colección tras pasar de un 9-6 a un 9-10 ante su buen amigo Stephen Hendry, en una muestra de su fuerza mental y poderío.

Doble campeón del mundo


Tras perder ante Ken Doherty en semifinales (1998) y en la final frente a Stephen Hendry (1999), ganar el Campeonato del Mundo era cuestión de tiempo. En 2000 cayeron en primera ronda O’Sullivan y Hendry, por lo que Williams se convirtió en el principal favorito al título. Después de vencer su tres primeras partidas con facilidad, se deshizo en semifinales de John Higgins (17-15), vencedor en el 98, tras ir perdiendo 10-14. Higgins alegó al terminar que el hecho de que Williams no le estrechara la mano al inicio de la última sesión le desconcentró por completo. Sea como fuere, en la final le esperaba su compatriota Matthew Stevens, que echó a perder una ventaja de 13-7 y Williams consiguió su primer Campeonato del Mundo por un ajustado 16-18. De esta manera, se convertía en el primer jugador zurdo que ganaba en el Crucible.

El año siguiente sólo ganó el Grand Prix y cayó sorprendentemente en la segunda ronda del Crucible frente a Joe Swail, perdiendo así el nº1 que ostentaba. La temporada siguiente recibió la ayuda y consejo de Terry Griffiths y recuperó su mejor forma, ganando el Masters, UK Championship y Campeonato del Mundo. En el Crucible ganó a Ken Doherty en un emocionante encuentro, donde tras empatar a 12 y 16, Williams sacó a relucir su repertorio de golpes y se llevó su segundo entorchado mundial con una facilidad pasmosa.

Desde entonces, no sabemos si por relajación o por falta de motivación, tan sólo ha ganado dos torneos más, ambos en 2006: China Open y Pot Black. Eso sí, un año antes consiguió un 147 en el Crucible que no sólo supuso que entrara en los anales de la historia, sino que le reportó la nada desdeñable cifra de 147.000 libras. Además, toda una exhibición de cómo recuperarse de los malos emplazamientos a base de bolas imposibles.

Retorno al top-16


En la temporada 2008/09 lo hizo bien en las rondas clasificatorias y consiguió recuperar su puesto en el top-16 (nº15) tras llegar a cuartos en el Shanghai Masters y UK Championship, además de clasificarse para el Crucible, donde cayó ante Hendry. Esperamos que esta temporada recupere su mejor nivel porque es uno de los jugadores más atractivos para el espectador. En la 2009/10 volvió a la senda de la victoria al adjudicarse el China Open.

A partir de entonces, ha dejado destellos de su calidad gracias a la introducción de los PTC, que le permitieron recuperar ritmo de competición. Desaprovechó ventajas para ganar la final del UK Championship 2010 frente a John Higgins, pero terminaría esa temporada como número 1 del ranking gracias a otra semifinal en el Crucible.

Desde entonces no ha vuelto a ganar títulos de ranking, aunque fue un gustazo para los nostálgicos verlo en la final del China Open 2017 frente a Mark Selby. Recientemente ha declarado que se siente con ganas de seguir entrenando y compitiendo.

Williams es además un buen jugador de póker. Está orgulloso de ser galés y lleva un tatuaje del dragón galés comiéndose la bandera inglesa. En 2004 le concedieron la Orden del Imperio Británico (MBE).

Ataque - 90%
Break building - 90%
Selección de tiro - 80%
Defensa - 75%
Psicología - 75%
  • Ganancias (libras)
  • Centenas

2 Campeonatos del Mundo (2000. 2003)

2 UK Championships (1999, 2002)

2 Masters (1998, 2003)

>>> Palmarés completo <<<

Artículos relacionados

¿Qué dicen los jugadores sobre Ronnie O’Sullivan?

Joe Perry, John Higgins, Mark Williams, Mark Selby, Mark King, Dominic Dale, Peter Ebdon, y Shaun Murphy opinan sobre Ronnie O'Sullivan.

jugadores y torneos galeses

El snooker en Gales

El País de Gales nos ha dejado grandes jugadores como Ray Reardon, Terry Griffiths, Mark Williams o Matthew Stevens, entre otros. Este repaso de la BBC es un homenaje a todas esas leyendas y las que están por venir.

Los números 1 del ranking (1977-2017)

Repaso histórico a los jugadores que han llegado al número 1 del ranking desde 1977 hasta 2017.

¿Quieres ayudar a corregir o mejorar está página? Envía un mensaje a ander@escueladesnooker.com. ¡Gracias!