Marc Codina y Strike Pool entran en la Escuela (y viceversa)

Por suerte para el snooker, aún queda gente con ganas de apostar por este deporte, y una de esas personas es Marc Codina. Un joven que ha abierto un local en Terrassa (Barcelona) con mesas de pool, carambola y una Riley de snooker. Con una estética muy cuidada, el Strike Pool reúne las condiciones para convertirse en un lugar ideal para la práctica del billar.

Pero no solo hay un interés comercial, sino que Marc quiere mejorar también sobre la mesa de snooker y está dispuesto a invertir horas para trabajar en su juego y corregir los “vicios” adquiridos sobre la mesa de pool que pueden frenar su progresión en la de 12 pies. Por eso, decidimos hacer un pack de 5 horas de entrenamiento divididos en dos sesiones con el objetivo de examinar su técnica y trabajarla, así como tratar algunos aspectos del juego y reglamento propios del snooker que varían respecto al pool. Este era el punto de partida respecto a su técnica:

Como se puede comprobar en el vídeo, en todos sus tiros apunta más abajo de donde luego golpea, y para ello baja la parte trasera del taco, por lo que la barbilla deja de ser un punto de referencia y apoyo del taco. Evitar esa compensación le ayudará a ser más preciso en el punto de blanca que quiere golpear. También hemos intentado entrar de la misma manera al tiro y trabajar en un limado más controlado. Una de las cosas que descubrió Marc gracias al uso del vídeo fue que, realmente, no apuntaba al centro de la blanca, a pesar de que sí golpeaba ahí. Para conseguirlo, corregía la trayectoria del taco y este no penetraba en línea recta. Este error es muy común y se agrava en bolas largas o tiros con mucha fuerza.

Gracias al análisis con láser podemos ver la trayectoria del tiro y hacia qué lado está golpeando (el láser debería pasar por el centro de la suela y del taco). Además, su ojo dominante es el izquierdo, por lo que tuvimos que modificar la posición de sus pies para facilitar que el cuerpo colabore a entrar en la línea del tiro. Aún no está perfecto, pero sí que hay una mejoría tras estas 5 horas de entrenamiento.

Se nota que lleva tiempo jugando a billar y por eso mete buenas bolas. No me cabe duda de que, si sigue trabajando en su juego, no tardará muchos meses en rondar los breaks de 50. Simplemente le falta competir y vamos a intentar llevar allí a jugar a algunos de los grandes jugadores de Catalunya. De hecho, desde aquí animo a todo el mundo a pasarse por el Strike Pool a entrenar a snooker o simplemente echar unas bolitas, no te arrepentirás.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here