Los cinco Masters consecutivos de Stephen Hendry

Stephen Hendry 5 Masters

Creo que a la hora de analizar la carrera de Stephen Hendry nos vemos algo condicionados por sus últimos años, donde se le vio sufrir más que disfrutar y tanto sus victorias como sus grandes breaks iban escaseando. Sin embargo, quien haya tenido la oportunidad de vivir su carrera o revivirla a través de los vídeos y los libros de historia, sabrá que su nivel de dominio fue sencillamente espectacular y nunca visto en el snooker moderno.

Si echamos un vistazo a la mejor época, que voy a limitar desde su primer “grande” (Masters 1989) hasta el último (Campeonato del Mundo 1999), esto es lo que consigue el escocés durante 11 temporadas en los torneos de la Triple Corona:

  • 7 Campeonatos del Mundo (y otra final)
  • 6 Masters (y otras dos finales)
  • 5 UK Championships (y otras dos finales)

Es decir, de 33 finales de Triple Corona juega 22 (66 %), de las cuales gana 18 (81 %).

¿Cómo llegó Stephen Hendry a la élite?

El hecho de ganar 5 Masters y 5 Campeonatos del Mundo consecutivos es algo que no ha conseguido nadie en el snooker moderno y no parece que sea posible que alguien lo repita. Evidentemente, en términos globales es posible que Ronnie O’Sullivan o John Higgins superen sus registros, ya que vemos que las carreras son cada vez más largas.

Por prestigio, el Masters es el torneo más importante de la temporada tan solo por detrás del Campeonato del Mundo. Reúne a los 16 mejores del ranking y se juega a distancias largas desde primera ronda. De hecho, para aumentar su relevancia, en 1996 las dos primeras rondas pasaron de 9 a 11 frames y la final de 17 a 19 frames (igualándola con la del UK Championship).

El ascenso de Hendry a la élite fue bastante meteórico, y tras hacerse profesional en la temporada 1985/86, su primer título de ranking llegó con el Grand Prix 1987. Tras alzarse con el British Open 1988, terminaría la temporada con casi un cuarto de millón de libras y en el número 4 del ranking (no abandonaría el top-5 hasta la 2000/01). En una época en la que el ranking era mucho más relevante que hoy en día por el sistema de competición, ser miembro del top-16 le daba acceso al Masters.

1989: primera participación, primer triunfo

Con 20 años recién cumplidos, Hendry se plantaba en el Masters 1989 con ganas de hacer algo grande. Si miramos el cuadro, no lo tuvo fácil para ganar, y es que los nombres de los jugadores a los que derrotó dan cierto respeto: Willie Thorne (5-2), Terry Griffiths (5-3), Steve Davis (6-3) y John Parrott (9-6). Este título terminó de confirmar lo que los expertos esperaban, y es que la irrupción de Hendry en el circuito fue un soplo de aire fresco, y sirvió de puente para el cambio de estilo de juego entre los 80 y los 90. Por ejemplo, en esta edición del 89 solo hubo tres centenas, por las 21 que veríamos en el 96 ya con la nueva hornada que representaban Ronnie O’Sullivan, John Higgins, Peter Ebdon, Ken Doherty, Matthew Stevens, etc.

Snooker Masters 1989

Además, el primer grande pareció espolear al escocés, en una temporada en la que ganó ocho torneos: Asian Open, Scottish Masters, London Masters, Dubai Classic, UK Championship, Masters, Campeonato del Mundo y Pontins. Efectivamente, la Triple Corona en una misma temporada, hito que solo han conseguido Steve Davis y Mark Williams. Y primera campaña con más de medio millón de ganancias, casi nada para un chavalín como él, aunque siempre dijo que jugaba por los trofeos y no por el dinero.

Épica remontada contra Mike Hallett

Después de revalidar el título en 1990 volviendo a derrotar en la final a John Parrott (9-4), en 1991 vimos una de las finales más espectaculares de la historia. Hendry parecía embalado hacia su tercer triunfo consecutivo, aplastando a todos sus rivales: John Virgo (5-1), Tony Meo (5-0) y Jimmy White (5-1).

En la final le esperaba Mike Hallett, que nunca fue uno de los grandes pero sí bastante sólido y regular, lo que le permitió pasar cinco temporadas en el top-16. La sorpresa del siglo llegó cuando Hallett se colocó 0-7 y 2-8 arriba en el marcador, a tan solo un frame de la victoria. Sin embargo, fue entonces cuando los nervios le pasaron factura y Hendry comenzó a recortar diferencias. Frames disputados que siempre caían del lado del escocés y un 9-8 final para completar una de las remontadas más recordadas.

Ganar Masters por inercia

Lo cierto es que después de la mítica victoria ante Hallett, parecía que levantaría el pie del acelerador, pero nada más lejos de la realidad. Completó su hat-trick ante John Parrott (9-4) y en 1993 consiguió su quinto Masters consecutivo frente a ese jugón llamado James Wattana. Ya ha comenzado también su serie de cinco Campeonatos del Mundo consecutivos (1992-96), pero 1994 rompe su racha en Wembley. Un Alan McManus de 23 años no se arrugó después de que Hendry barriera el 3-0 inicial con un parcial de 2-7. Parecía que The Golden Boy iba a volver a triunfar, pero McManus se recompuso y firmó un break de 76 en el decider para sellar su victoria. Acababa así la racha de 23 partidos consecutivos sin perder en el Masters.

Ronnie O'Sullivan Stephen Hendry final Masters 1996

De todas formas, en 1996 volvería a alzarse con el título tras derrotar a John Higgins (6-4), Jimmy White (6-0), Alan McManus (6-4) y Ronnie O’Sullivan (10-5). En aquella temporada volvió a completar la Triple Corona y superaba las 50 centenas (51), muy lejos del resto (Ebdon 29, Doherty 24, Higgins y O’Sullivan 21). El dominio era total y absoluto.

El sabor amargo de las derrotas

El propio Stephen Hendry ha comentado alguna vez que poco a poco fue perdiendo el hambre de triunfos, y es que cuando lo ganas todo es difícil seguir motivado. Aún llegaría a dos finales más. La más dramática fue la de 1998, cuando Hendry ganaba 9-6 y el gran Mark Williams forzó una re-spot en el decider. Ahí el escocés tuvo la victoria en sus manos, pero no acertó a tronera central en un tiro que pasó a la historia como uno de sus fallos más sonados.

En 2003 ya estábamos en una época completamente distinta. En el siglo XXI los triunfos de Hendry eran ya muy esporádicos y este torneo tenía un nuevo ídolo, Paul Hunter, que venía de conseguir dos estupendas remontadas en 2001 y 2002. Williams volvería a ser el rival en la final, pero a pesar de las dos centenas del escocés, se evidenció que el nuevo dominador era el galés y que Hendry comenzaba el declive de su carrera.

Aún dejó chispazos de su calidad en Londres, como en 2007 que llegó a semifinales, pero su idilio con el Masters terminó en 2012, ya fuera del top-16 y ausente por primera vez en 23 años. Esa misma temporada, tras firmar su último 147 y llegar a cuartos de final en el Campeonato del Mundo, anunció su retirada.

Stephen Hendry despedida

Generalmente asociamos su carrera a los siete Campeonatos del Mundo, especialmente sus duelos con Jimmy White, pero creo que ha quedado claro que su registro en el Masters, con más de un millón de libras en ganancias, tampoco estuvo nada mal. Y es que fue todo un Maestro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here